Cirugía robótica para afecciones ginecológicas, de próstata, de riñón y otras

En los últimos años, la cirugía robótica se ha convertido en una alternativa a la cirugía abierta estándar, así como también a los procedimientos laparascópicos (mínimamente invasivos) estándar. Varios cirujanos de Spring Valley Hospital Medical Center están entrenados en cirugía robótica, lo que significa que pueden operar utilizando un sistema quirúrgico tecnológico altamente avanzado que puede brindar aun más beneficios que aquellos que ya han experimentado los pacientes que se han sometido a una cirugía mínimamente invasiva.

Sistema quirúrgico da Vinci®

El sistema quirúrgico da Vinci®, el sistema robótico que utilizan los médicos en Spring Valley Hospital, usa una tecnología robótica de avanzada para proporcionar una profundidad de campo 3D y permitir que los movimientos de la mano del cirujano se traduzcan en micromovimientos precisos de instrumentos diminutos en el sitio de la operación. Una visualización de alta definición le permite al cirujano realizar procedimientos complejos a través de "puertos" del tamaño de una moneda de diez centavos. En la actualidad, los cirujanos de Spring Valley Hospital utilizan la cirugía robótica para procedimientos ginecológicos, cirugía de próstata, cirugía de riñón, cirugía de vesícula biliar y otros procedimientos. Los beneficios potenciales de la cirugía robótica mínimamente invasiva con respecto a la cirugía abierta incluyen un tiempo de hospitalización más corto, menos dolor posoperatorio, una recuperación más rápida, menos riesgo de infecciones y cicatrices más pequeñas.

Cirugía robótica ginecológica

Para algunas mujeres, la cirugía ginecológica robótica puede ser una buena alternativa a la cirugía abierta o a los procedimientos laparoscópicos estándar. La cirugía ginecológica abierta, en la que se realiza una gran incisión en el abdomen para que el cirujano pueda acceder al útero y a la anatomía circundante, ha sido el enfoque estándar para procedimientos ginecológicos durante muchos años. Sin embargo, la cirugía abierta puede causar un dolor importante, trauma físico y un proceso de recuperación largo. Las ventajas potenciales de una cirugía laparoscópica y una histerectomía (extirpación del útero) laparoscópica asistida por robot y otros procedimientos ginecológicos sobre la cirugía abierta convencional incluyen incisiones más pequeñas, que pueden dar como resultado un dolor posoperatorio menor, reducción de pérdida de sangre y menor necesidad de transfusiones de sangre, y una recuperación y un regreso a las actividades normales potencialmente más rápidos.

Histerectomía robótica en un solo lugar

Con la histerectomía laparoscópica robótica estándar, los cirujanos por lo general extirpan el útero a través de tres pequeñas incisiones en el abdomen. Con los avances tecnológicos, ahora el útero también se puede extirpar a través de una sola incisión pequeña en el ombligo. Los procedimientos en un solo lugar ofrecen resultados con menos cicatrices, y los pacientes a menudo experimentan una menor pérdida de sangre y menos traumatismos en el cuerpo.

Cirugía robótica de la próstata

Los estudios indican que uno de los tratamientos más efectivos para el cáncer de próstata es la prostatectomía radical, que es la extracción quirúrgica de la próstata y de los tejidos cancerosos circundantes. Los cirujanos de EE. UU. por lo general usan uno de los tres enfoques: cirugía abierta (que requiere realizar una gran incisión en el abdomen del paciente), cirugía laparoscópica o cirugía laparoscópica asistida por robot (ambas son procedimientos mínimamente invasivos).

Sin importar el método quirúrgico que se utilice, el objetivo del cirujano es el mismo: remover la glándula prostática del tejido circundante. Las vesículas seminales, dos cavidades pequeñas llenas de fluido que se encuentran al lado de la próstata, también se extirpan. El objetivo del cirujano es provocar el menor daño posible en los nervios y los vasos sanguíneos en el área circundante.

Las ventajas potenciales de la prostatectomía, ya sea laparoscópica o laparoscópica asistida por robot, sobre la cirugía abierta convencional incluye incisiones más pequeñas, que pueden resultar en menor dolor posoperatorio, menor pérdida de sangre y menor necesidad de transfusiones de sangre y un tiempo de recuperación y un regreso a las actividades normales potencialmente más rápido.

Cirugía robótica de riñón

Los riñones son dos órganos del tamaño de un puño, ubicados cerca de la mitad de la espalda, justo debajo de la cara torácica. Los riñones eliminan desechos y líquidos extra, que se convierten en orina. La orina fluye a través de tubos llamados uréteres hacia la vejiga. Los riñones pueden dañarse por varias afecciones, que incluyen diabetes, hipertensión, cáncer, quistes, cálculos e infecciones. Los problemas genéticos, las lesiones y los medicamentos pueden provocar problemas renales crónicos.

Muchas cirugías de riñones pueden requerir la remoción del riñón completo, llamada nefrectomía radical, que es un procedimiento abierto que requiere la realización de una incisión de 6 a 8 pulgadas. Pero incluso una nefrectomía parcial, en la cual solo se extrae una parte del riñón, requiere un procedimiento abierto. Esto significa que los pacientes no han tenido, hasta hace poco, la opción de una cirugía laparoscópica, que es una cirugía mínimamente invasiva que utiliza incisiones pequeñas.

El sistema quirúrgico da Vinci®, que se utiliza en Spring Valley Hospital, se usa para realizar cirugía laparoscópica asistida por robot en pacientes renales. Gracias a la precisión de este tipo de cirugía laparoscópica, los pacientes renales ahora cuentan con la opción laparoscópica tanto para la nefrectomía radical como para la parcial.

Cirugía robótica de vesícula biliar en un solo lugar

El tratamiento de la enfermedad de la vesícula biliar suele incluir cambios en el estilo de vida y en la dieta además de medicación. Sin embargo, en algunos casos, los médicos recomiendan la colecistectomía, que es la cirugía para extirpar la vesícula biliar.

Aunque la colecistectomía mínimamente invasiva se ha utilizado por muchos años, existe una nueva mejora, en la cual se realiza una sola incisión en el ombligo para llevar a cabo la cirugía. Los médicos en Spring Valley Hospital usan el sistema quirúrgico da Vinci® Xi, una versión perfeccionada del sistema da Vinci estándar. Puesto que solo hay una incisión pequeña, los pacientes suelen sufrir menos traumatismos en el cuerpo y menos pérdida de sangre durante la operación. Esto quiere decir que se pueden recuperar más rápido y volver a trabajar y a sus actividades diarias antes de lo que lo harían con la cirugía convencional.